¿Era necesario?

Pongo en situación, no sólo para mostrar mi crítica, como siempre, sino para poner en antecedentes al lector. El 29 de febrero de este año recibo en Barañáin una notificación del Juzgado de lo Penal de Navarra solicitando mi presencia para el día de hoy como testigo en relación a un juicio a celebrar. Hasta ahí, todo dentro de lo común.

Primera sorpresa: el juicio corresponde a una denuncia presentada en el año 2012 por el robo de material de limpieza en la Sociedad Deportiva Lagunak, de la cual en esos momentos, era Presidente. Tres años y pico después, aún no se ha resuelto el caso. Puede pasar, más, viendo la lentitud de la justicia actual y la falta de medios en dicha administración. Pero ése, es otro debate, necesario, por cierto. Refresco: me citan como testigo. Testigo de unos hechos que no vi en presencia, sólo por las cámaras de vigilancia de la entidad. Me citan, repito de nuevo, teniendo que venir desde Bilbao para presentarme hoy y, en caso de necesidad, declarar en condición de testigo. Vamos, me presento hoy a la hora señalada -09:30 horas- en el lugar señalado.

Segunda sorpresa: las personas citadas. Allá presentes un servidor, persona que observa el robo (normal su presencia), el policía municipal que realiza la denuncia, 25 alumnos de derecho de la universidad, sus respectivos profesores, la Gerente de Lagunak, el padre del testigo que presencia el robo – ambos dos cagados de miedo ya que jamás habían acudido a un proceso de este estilo- los abogados de las partes, procurador, la jueza, el acusado y el fiscal de lo penal. Se me olvidaba, la  funcionaria de auxilio judicial. Hagan cuentas. Cuantía del robo – año 2012, repito-, unos 650 euros. Esperamos al inicio del juicio. Mientras, el policía municipal me comenta que la señora jueza suele tardar en acudir a la hora fijada. Son ya las 09,50 horas.

Comienza el proceso. Entran a la sala la jueza, la procuradora, los abogados de las partes, el fiscal, los profesores de los alumnos, los 25 alumnos, la funcionaria de auxilio y el acusado. Pensando que el juicio se celebraría, ante la sorpresa e indignación de todos, se abre la sala y de la misma, sale la funcionaria de auxilio (permítanme que me ría) comunicándonos que el juicio finalmente no se celebraría por acuerdo entre las partes. ¿Necesitan un justificante por su asistencia?, nos pregunta. Me parto el culo.

¿Acuerdo entre las partes? ¿Imposible que fuera antes? ¿Era necesario todo este trámite? Repito, me parto el culo, irónicamente claro.Palacio-de-justiciade-Navarra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s