Pucherazo ante el miedo

Estadio El Sadar. 18,30 horas de un domingo de Liga. Tras 80 minutos de partido y con empate en el marcador, Osasuna tras remontar un resultado adverso, está “acorralando” incesantemente al equipo rival. A falta de, supuestamente, 10 minutos para la finalización, el árbitro decreta el final del partido. Los jugadores acuden rápidamente hacia él preguntándose el porqué de la decisión. A lo cuál el trencilla indica que las normas de juego han cambiado.Atención

Pues bien, algo parecido está ocurriendo actualmente en España por parte del Gobierno del Partido Popular. A lo largo de los pasados días, varios medios de comunicación estatales han avanzado la intención del Gobierno del Partido Popular de seguir adelante con la Reforma de la Ley Electoral para la elección directa de alcaldes. Tras la debacle que sufrieron en las elecciones europeas, y para intentar blindar feudos tradicionales del Partido Popular, donde todo apunta que perderían la mayoría absoluta, se sacan de la manga reformar el sistema de elección de los alcaldes. La reforma pretende que quien supere el 40% de apoyo en unas elecciones locales y logre una distancia con el segundo partido político del 5% obtendría la mayoría absoluta directamente. Habría una segunda vuelta si nadie lograra el 40%.

La estrategia del Partido Popular es lanzar un globo sonda, decir que están abiertos al diálogo y acusar al resto de fuerzas políticas de no alcanzar acuerdos. Entiendo que la política es diálogo, negociación, y acuerdo, pero también cumplir las reglas de las que nos hemos dotado y no modificarlas en base a intereses partidistas. No pueden cambiar las reglas del juego minutos antes de empezar el partido porque les haya venido mal el resultado de las europeas.

El Partido Popular debería explicar por qué tiene tanta prisa en modificar la ley electoral, cuando ni es una demanda social, ni política (únicamente de sus alcaldes, que quieren perpetuarse en el poder a base de burlar las mayorías). Como nos tiene acostumbrados, presentan como medida de regeneración democrática una vuelta de tuerca más para limitarla. Las mayorías, en democracia, se construyen negociando, cediendo y compartiendo.

Hablan mucho de democracia, pero ni la conocen, ni la practican. Lo primero que debería saber el señor Rajoy es que en democracia, el mayoritario no puede imponerse a la mayoría, que un 40% no es mayoría absoluta, y que 5+2 son más que seis. En España, los cambios de sistema electoral se han llevado siempre a cabo con consenso, diálogo y a través del pacto, justo al contrario de lo que pretende ahora el Partido Popular.

Es lo que en lenguaje común se llama un “pucherazo en toda regla”. Y ya lo define la Real Academia de la Lengua Española diciendo que es aquel fraude electoral que consiste en alterar el resultado del escrutinio de votos. Un pucherazo igual que el ocurrido con el ejemplo osasunista. Las reglas de juego no se cambian en mitad del encuentro. Fin del partido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s