Sobre corruptos y corruptelas

Harto de noticias relacionadas con la corrupción, me lanzo a escribir este artículo para denunciar, una vez más, lo que nuestra democracia no puede permitirse.

Nuestro Estado no puede permitirse que Jordi Pujol mantuviera durante más de 30 años cuentas Jordi Pujol
sin regularizar en paraísos fiscales
; no puede permitirse tampoco que 40 ediles hayan sido imputados por cobrar presuntamente 300.000 euros en dietas fijas; tampoco puede asumir ni respetar que aún sigan sin resolverse casos como la “famosa” Trama Gurtel, los ERES falsos, “reales NOOSES” ,  o demás casos con penosos nombres… Casos que, al fin y al cabo, lo único que consiguen es hacer que nuestro Estado sea más débil democráticamente y las personas que lo conforman estén cada día más hartas del panorama. Panorama, por cierto, difícil de solucionar, sobre todo cuando no existen medidas contundentes y castigos ejemplares.

Como ciudadano, pero sobre todo como persona que dedica parte de su tiempo libre a la causa pública, no puedo mirar hacia otro lado y dejar de hablar acerca de esta situación. Más allá de siglas o de partidos, debemos erradicar de raíz este tipo de situaciones. Los partidos, y el PSOE como el principal de ellos, debemos tomar decisiones e impulsar acciones contundentes. Pero para un servidor, la primera de las medidas para evitar delitos y presuntos como los leídos, más allá de agilizar los procesos judiciales relacionados con la corrupción o equipar adecuadamente a nuestra justicia en este asunto, es la mayor participación y empoderamiento de la población en lo público: a más participación, menos corrupción. Si los ciudadanos somos agentes políticos y demandamos cambios en nuestra democracia en pro del interés general, la corrupción disminuirá.

Para ello, los partidos no debemos hacer oídos sordos a peticiones ciudadanas tales como: “un político, un cargo”, limitación de mandatos, limitar el indulto por causas de corrupción, mayor facilidad para tramitar de la Iniciativa Legislativa Popular, impulso del referéndum como herramienta de consulta para diversas competencias o evitar las llamadas “puertas giratorias”.

En resumen: demandar e impulsar para erradicar la corrupción. ¿Te sumas conmigo a esta tarea?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s